ePrivacy and GPDR Cookie Consent by TermsFeed Generator
trendelafresa@ffe.es +34 915 068 053
Composición del tren

Composición del tren


En 2022 el Tren de la Fresa está formado por un furgón y un vagón de los años 60, dos coches de madera de los años 20 denominados ‘Costa’, un coche metálico de pasillo lateral de los años 50 y dos coches restaurante de los años 20.

 
Recorra por dentro todo nuestro tren.


Coches ‘Costa’


Los coches “Costa” que integran la composición del Tren de la Fresa, fueron parte de una serie de coches construidos para los servicios de cercanías de la Compañía MZA (Madrid-Zaragoza-Alicante) entre 1914 y 1930. Son coches de madera ya que MZA nunca empleó coches metálicos por considerarlos demasiado calurosos para sus líneas del sur. Están dotados de plataformas abiertas con balconcillo en los extremos. En su origen tenía un sistema calefacción de vapor y alumbrado de gas, que posteriormente fue sustituido por alumbrado eléctrico.

Se denominan así porque entre sus servicios más habituales se encontraban los de cercanías de la costa catalana: Barcelona a Mataró, Sitges... Fueron empleados como material de cercanías o trenes de servicio interno hasta finales de los años 60. En los años 60 del pasado siglo se salvaron cuatro de estos coches para su uso en rodajes de películas del Oeste, y gracias a este uso cinematográfico se han podido incorporar a este tren.

De ellos, el CC-2435 fue construido en 1923 por la Sociedad de Material para Ferrocarriles y Construcciones para la Compañía MZA. Cuenta con 92 plazas en asientos de listones de madera, distribuidos en un único espacio con pasillo central. Por su parte, el CC-2375 fue fabricado en 1920 por la American Car and Founfry Export Company, de Nueva York, para MZA. Muy similar al anterior, es de destacar en este vehículo su techo abultado, característico de los coches de fabricación norteamericana. Estuvo adscrito al Servicio Militar de Ferrocarriles, donde prestó servicio como coche escuela (VE‐6M) y donde fue restaurado para formar parte, desde 1985, de la composición habitual del Tren de la Fresa del Museo del Ferrocarril de Madrid.


Composición del tren


Coche de 2ª Clase BB-5045


Coche de 2ª Clase BB-5045

Este coche formó parte de la Serie 5000 formada por 345 coches, una de las primeras series de coches metálicos encargados por RENFE. Construido como coche de 2ª clase en el pedido de 66 coches (BB 5001 a 5066) entre 1947 y 1953, petición que se completaría con otros 25 coches entre los años 1962 y 1963. Con estos coches RENFE introdujo masivamente el uso de la 2ª clase, pues las antiguas compañías ferroviarias prácticamente no las utilizaban.

La fabricación de la primera entrega de estos coches fue realizada por Astilleros de Cádiz, Devis y Macosa (Barcelona y Valencia). Mantiene el aspecto novedoso de su época, con puertas de acceso más adelantadas hacia el final del coche, y plataformas más espaciosas. Pintado en color verde oliva con unas franjas amarillas por debajo de las ventanas y unos “fileteados” amarillos que enmarcaban los laterales.

Cuenta con un pasillo lateral al que se accede a ocho departamentos, con ocho plazas cada uno, un total de 64 plazas, que en origen eran de tapicería en tela, pero fueron retapizados en la década de los sesenta con escay verde. Este coche fue modernizado en los años 80 para una fallida exportación de material a Cuba, de la cual queda una mejora de confort en sus asientos.


Coches Restaurante


Coches Restaurante

EWR-12955

Este coche, perteneció a una serie de coches-salón con cocina construida en 1926 por la Société Lorraine des Anciens Etablissements de Dietrich, ubicada en Francia. Esta serie fue encargada por la Compagnie Internationale des Wagons-Lits (CIWL) para modernizar el parque móvil utilizado en el tren Sud Expres, de Lisboa a Madrid y París, para su recorrido en el tramo francés del viaje. Coche de gran lujo, sus paredes están decoradas con marqueterías con motivos florales “art decó”. La crisis económica de 1929 supuso el fracaso de los trenes de lujo y la retirada del servicio de muchos de los coches de esta serie. Fueron comprados por Renfe a finales de los años 40. Durante más de dos décadas estaría en servicio en distintos trenes expresos, hasta que fueron retirados paulatinamente del servicio entre 1976 y 1977.

WR-12952

Este coche perteneció a una serie fabricada en 1926 por la empresa británica The Leeds Forge Co. Ltd. Como el resto de su serie, es un coche-salón Pullman construido para circular en los trenes de lujo diurnos de la Compagnie Internationale des Wagons-Lits (CIWL) en las líneas Calais-Vichy, Milán-Cannes y Milán-Venecia.

La crisis económica de 1929 supuso el fracaso de estos trenes de lujo y, a partir de 1937 comenzó la transformación de los coches Pullman en coches-restaurante. En 1964 cuatro coches de esta serie, entre los que se encontraba el WR-4067, comenzarían a circular en España.

Son características de los coches Pullman las ventanas ovaladas con cristales de distintos colores situadas en sus extremos. Sus paredes están decoradas con exquisitas marqueterías con búcaros y ramos de flores.


Furgones



Junto a estos coches nuestro tren cuenta con dos furgones de servicio. Por un lado, un vagón de mercancías de los años 60, de la serie J-400.000. Son vagones cerrados diáfanos, en cuyo interior se ha transportado de todo en su larga historia ferroviaria. Productos agrícolas, pescados, piensos, maderas, abonos, maquinaria, ganado… Es un tipo de vagón que define al transporte de mercancías ferroviarias y que en nuestro tren juega el papel de furgón de servicio, energía y taller.

Junto a él, un furgón de la serie DV de Jefe de Tren. Acompañaba a trenes de mercancías y viajeros. Además de poder llevar paquetería, contaba con un pequeño despacho para el Jefe de Tren y sendas jaulas para el transporte de mascotas. Como seña característica, cuenta con dos “vigías”, ventanas que sobresalen de la caja del furgón para que el jefe de tren pueda vigilar el tren a salvo de las inclemencias meteorológicas.

Furgon