ePrivacy and GPDR Cookie Consent by TermsFeed Generator
trendelafresa@ffe.es +34 915 068 053
Aranjuez: Otras referencias de la historia y vida de Aranjuez

Bodegas


El turismo enológico está representado en Aranjuez por dos bodegas muy diferentes. El Regajal, bodega moderna, ubicada en la finca del mismo nombre al sur de la villa. Tiene cierto renombre en la DO Vinos de Madrid, y produce sabrosos caldos de las variedades Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot, Petit Verdot y Syrah. Pero, además de por sus vinos, esta finca es conocida desde 1848 por ser una reserva natural de mariposas, meca de entomólogos de toda Europa.

Por otro lado, la Bodega del Real Cortijo de Carlos III, sita en el Cortijo de San Isidro, es un santuario mágico subterráneo, en cuyos túneles maduran vinos desde el siglo XVIII. Tiene una atractiva fachada clasicista, con una plaza ajardinada de acceso, y en la actualidad es un espacio visitable turísticamente y ofrece degustaciones de los caldos que han medrado en su subsuelo. Está declarada, junto con el resto del Cortijo, “Monumento Histórico Artístico” y es acreedora, junto con el casco urbano del Cortijo, de una atractiva visita.

La Fresa


La fresa

La fresa, que dio nombre a nuestro tren en 1851, se cultiva en la huerta de Aranjuez en dos variedades de rosáceas: la fresa y el fresón.

La fresa es una especie silvestre, llamada ‘fragania’, que crece naturalmente en los bosques, de fruto pequeño, azucarado, aromático y muy apreciada por su excelente calidad. En los últimos años el cultivo de esta variedad ha ido disminuyendo debido a la delicadeza del fruto, que complica los procesos de recolección y genera importantes limitaciones para el agricultor. Por todo ello actualmente apenas se cultivan cinco hectáreas en la huerta arancetana.

El fresón es un híbrido desarrollado por los botánicos en el siglo XVIII, con el cruce de varias especies llegadas de América. De calibre más grande que la fresa, puede llegar a ser tan dulce aunque menos aromático. Su calidad y dulzura le hacen único, y aunque hoy se cultivan muchas variedades, ninguna se parece al cultivado en Aranjuez.

En el Tren de la Fresa se ofrece una degustación de fresón recogido ese mismo día. No se reparte fresa dada la imposibilidad de conseguir, en buenas condiciones, la tonelada y media que repartimos cada año.


El motín de Aranjuez

El Motín de Aranjuez


Las Fiestas del Motín, que se celebran el primer fin de semana de septiembre son, junto con las del 30 de mayo, el patrón San Fernando, las más importantes de Aranjuez, y están declaradas de Interés Turístico Nacional.

Comenzaron a celebrarse en 1982 y rememoran los hechos históricos acontecidos en 1808, que se denominaron popularmente como “Motín de Aranjuez”, y conllevaron la caída de Manuel Godoy, ministro de Carlos IV, y la subida al trono de su hijo Fernando VII.

El evento central de esta fiesta es la representación popular del Motín en el entorno del palacio, en el que participan cerca de doscientos vecinos ataviados con trajes de época con gran desarrollo escenográfico y técnico. También se representa el asalto al Palacio de Godoy y desfiles de amotinados por las calles, culminando con la quema simbólica de sus enseres y su encierro en los calabozos municipales.

En el marco de la Fiesta del Motín se celebran otros actos como el nombramiento del «Amotinado Mayor» o la Corrida Goyesca en la plaza de toros. Las Fiestas del Motín son un motivo más para acercarse en septiembre al Real Sitio y disfrutar de su encanto en un contexto realmente singular.